Muñecas manga, un Picasso y un montón de Cristos, ¿qué esconde Jesús?