Muertos de hambre y muertos de risa: así ha sido la cena en casa de Valle