Monja Hammond esperaba una experiencia religiosa: “Por lo menos un pollo con patatas”