Mojo, gafas de sol y muchas papas en el menú de Carlota