Mirko apuesta por un menú casero con extra de parmesano