Miguel Temprano e Ismael Beiro hacen las paces por un tema truculento del pasado