¡Máxima tensión! A Carolina se le escapan las críticas de las manos