María Elena no aprueba como anfitriona: se le olvida el pan, servir más vino…