Maite apuesta por una cena infantil con mucho color y caritas