Lujo, mariachis y un pelín de prepotencia en casa de Capblanc