Lolo, contratista y amante de la cocina mediterránea: “La monotonía me mata”