Llega el plato principal... ¡y a Amaia no le gusta! La invitada no prueba ni un bocado