Limones, sorpresas y mucha envidia en la cena de Valle