Ni Julio Iglesias ni magos, la fiesta de Ana Obregón termina... ¡sin ropa!