Juan: “La cocina es como el sexo, lo haces bien y después miras a los ojos para saber qué tal”