José apuesta por un menú irlandés