Jordi se gasta 200 eurazos en un menú fresquito y salado