Jesús regala a sus comensales un pedacito de su arte