Jesús apuesta por un menú sin demasiada complicación