Jesús apuesta por una velada esotérico musical y sus comensales se mueren de medio