Javier apuesta por un menú que “bailaría” a Arguiñano