Isidro Gutiérrez lleva la cocina en las venas... pero se hace pasar por fontanero