Guerra de gallitos y pimientos quemados, el miércoles en casa de Vanessa