Estíbaliz, una Betty Boop del siglo XXI