Dulce, sobre el somier de Sergio: “Estaba meado, pero meado, meado”