Detalle sorpresa para Blanca: ¡Yoka le regala una bola china!