Cristina termina su cena con una fiesta rumbera con música en directo