Cristina no se corta ni con cristales: "Tu plato no me lo como porque sabe a mier**"