A Cristina se le congela el salmorejo… ¡pero nadie se da cuenta con un toque de microondas!