Clases de salsa, tanatopraxia y mucha sinceridad en casa de Lourdes