Clases de ballet, un somier meado y lágrimas en casa de Sergio