Charo apuesta por un menú teatral y misterioso