Cerdo agridulce y una sopa de nubes: Lin apuesta por un menú muy chino