Cebolla, lágrimas y flamenquito en la taberna de Paco