Carmen lo tiene clarísimo: “Tengo alma de gorda”