La cena de Begoña termina en África y a ritmo de tambores