Begoña apuesta por el “aquí y ahora” y la cocina de colores