Arte, tensión y una cena contundente en casa de Chikitín