El desastroso menú de colores de Andrés que todos sus comensales han odiado