Ana Obregón, más allá de la paella de Spielberg: “Con la comida no seduzco a nadie”