Abelardo amansa a sus comensales con música tras una desastrosa cena