La prostitución se ha convertido en una asignatura para poder pagar los estudios