El Golden Gate de Talavera de la Reina, un nuevo ejemplo de despilfarro de dinero público