Dos nuevos lugares se unen a la ruta del despilfarro en España: Navalcarnero y Toledo