El paraíso fiscal de los Pujol en el Canal de la Mancha es un modesto chalet familiar