Una mujer ebria en plena calle no puede evitar el acoso de cualquier hombre desconocido