Muchos pueblos de Marruecos viven exclusivamente de las plantaciones de droga