Rodrigo tiene 32 años y lleva 35 operaciones estéticas para ser como el Kent de la Barbie