¿Son los programas electorales tan semejantes como para confundirlos?