Los gnósticos son una de las sectas más peligrosas y numerosas del mundo